La batea es un ecosistema de seres vivos que favorece el desarrollo de diversas especies al disminuir la velocidad de la corriente, sirviéndoles de refugio y de espacio dónde crecer. Ejemplo de ello son camarones, nécoras, algas marinas y algunos peces.