Creemos que los productores debemos percibir un precio justo por nuestro mejillón, en lugar de vernos obligados a producir más kg para compensar la pérdida de valor de mercado, con el consiguiente perjuicio para el medio.