Creemos que la denominación de origen es imprescindible para diferenciar nuestra producción de mejillón de otras, de procedencia foránea con condiciones de producción laborales y sanitarias poco conocidas o transparentes.